Inicio Destacado El Jeque que estafó a media Caracas

El Jeque que estafó a media Caracas

13
2560

Corría el año 1982, bajos precios del petróleo y una moneda sobre valuada en una Venezuela a las puertas de su primer gran desastre económico, por lo que tanto el gobierno como los empresarios del país estaban buscando con desespero capitales externos que inyectaran dólares en la destartalada economía nacional. En medio de esta situación, el empresario Juan Manuel Mezquita, propietario de minas de oro Guayana logra conocer luego de mucha insistencia, a un presunto jeque árabe de nombre Alá Al Fadilli Al Tamini que se encontraba de vacaciones en Curazao, del que según se oye, tiene interés en invertir más de 500 millones de dólares en la zona del Caribe.

El Jeque con los frascos de oro regalados por Mezquita

Mezquita desesperado y nervioso, logra la reunión, y para sorprender y convencer al sonado jeque, llena frasquitos de dulce de leche con pepitas de oro de sus minas como regalo y muestra de la riqueza y beneficios de invertir en Venezuela. El jeque convencido, acepta la invitación del venezolano a viajar a Caracas y a invertir en la banca, petróleo y empresas de minería nacional con millonarias sumas de dinero.

Al correrse la voz, los más importantes empresarios del país deslumbrados hicieron hasta lo imposible por conocer y permanecer cerca del misterioso árabe multimillonario que pronto ofrecería una fiesta para darse a conocer. El jeque empezó a regalar a varios empresarios venezolanos pepitas de oro para demostrar su riqueza, pero no eran sino las mismas pepitas que recibió de Mezquita en Curazao.

Los grandes empresarios de la capital conocen al Jeque en su llegada al Hotel Tamanaco – 1982

Por esos días el árabe abrió dos cuentas bancarias, una en el Banco del Caribe por 300.000 bs y otra en el Banco Royal Venezolano por 60.000 dólares. Entre fiestas y fiestas, muestras de su gran riqueza y honestidad, fue embelesando a los millonarios caraqueños que cayeron rápidamente en su encanto, pero curiosamente este personaje solo pagaba con cheques.

Aprovechando la lentitud del sistema bancario de la época para la confirmación de cheques de viajero y la credibilidad que había generado en el Jet Set caraqueño, el famoso jeque planificó en el Hotel Tamanaco una gran fiesta donde confirmaría sociedades de negocios con empresarios venezolanos, para la fiesta encargó pagando con cheques falsos una importante cantidad de Rolex al representante nacional de la marca, para repartirlos entre los asistentes, también encargó al modista de los presidentes, el señor Clement, varios trajes muy costosos para la ocasión, sí, pagando con cheques. Toda la cuenta del hotel, la fiesta, recepción y empresas tercerizadas también se pagaron con los cheques.

El jeque durante la fiesta aseguró que invertiría 100 millones de dólares de su cuenta personal para un negocio en Venezuela, por lo que solo esa noche entre los asistentes logró recoger 10 millones de dólares de los empresarios caraqueños para participar del negocio y sus ganancias.

Nadie notó o no le dio importancia a que el excéntrico jeque bailaba perfecto la salsa y tomaba exageradas cantidades de whisky, algo raro en un jeque árabe.

En agosto de 1982 el jeque hace su última fiesta donde sigue recaudando cantidades multimillonarias para hacer negocios, la madrugada del 26 de agosto se despidió de los asistentes y se fue a dormir. Fue la última vez que se le vio. Se estima que el jeque recogió en su estancia al menos 20 millones de dólares.

El “Jeque gozón” bailando en una de las sonadas fiestas

Solo el Tamanaco perdió 400.000 bs por concepto de consumo del jeque, hecho que no denunciaron por vergüenza pública, sin contar de las cantidades multimillonarias que perdieron los inversionistas, y cada uno de los servicios para las fiestas que fueron pagados con cheques.

A la mañana siguiente empieza la resaca de una estafa de película a los grandes cacaos, por parte del Jeque gozón que se bailó a Caracas dejando pérdidas millonarias en cheques rebotados. Fue la mayor humillación que se le realizara en la historia al snobismo capitalino.

Pese a que casi ninguno de los estafados quiso denunciar por vergüenza pública, el caso quedó a cargo de la PTJ y de Fermin Marmol León, quien viajó a Miami para buscar al delincuente, pero nada se pudo hacer, no estaba ni siquiera en el radar de los organismos internacionales, y nunca más se supo de él. La prensa hizo todo un alboroto de la situación y en los meses siguientes los bancos, empresas y demás negocios colgaban avisos con el siguiente texto:

“NO SE ACEPTAN CHEQUES, NI JEQUES”.

13 COMENTARIOS

  1. he oído de ese cuento, ahora se que fue verdad…. y pensar que siempre se habla de la viveza criolla cuando hemos sido bien tontos en verdad. Nunca se supo quien era ese estafador, o que pasó con él y la plata estafada?

    • No, nunca se supo. El tipo todavía debe estar riéndose a carcajadas. Yo siempre pensé que el “jeque” era, o es, venezolano, pues supo moverse excelentemente bien. Con la fortuna que estafó bien puede estar escondido a plena vista.

  2. La ignorancia de los grandes cacaos de la época quienes, se supone, tuvieron acceso a la mejor educación posible y no caer en cuenta en la falsedad del montaje. Un jeque con el nombre de Alá, bailarín y bebedor, algo impensable en el Islam…

  3. yo recuerdo esa historia que engano a los otroras millonarios del momento ., y como siempre caemos por las apariencias de las personas, pobre pueblo de VenezuelA la siempre ciega e incapaz de aprender.

  4. Recuerdo que el gran graterolacho le atribuyó a su gran amigo el modisto portugués Clement lo siguiente: Yo le hice varios trajes al Jeque y aunque no me los pagó, SE LOS VENDÍ BIEN CAROS

  5. A este Jeque lo detuvieron en una isla lejana en Grecia o Chipre por las autoridades Venezolanas, el gran autor de su captura fue la PTJ de ese entonces encabezado nada mas y nada menos por el gran detective Fermin Marmol León, Al ser tenenido el Jeque felicitó a la P T J, jamas pensé que lo capturarían en tierrras tan lejanas.

    Una de las anécdotas que contó ese Jeque fue que el único que desconfió de El fue el encargado de una tienda lujosa donde quiso comprar una corbata;

    al pagar con cheque el dueño de la tienda le dijo Ud se lleva la corbata si me la paga en efectivo. Ese fue al único que no estafó

  6. Hay en este evento tres grandes cosas que resaltan, 1ro. El total desconocimiento que en éste país se tenía de la Cultura musulmán a pesar de contar con una gran inmigración de estos ciudadanos en el país desde los anos ’50, 2do. Había demasiada confianza en la invulnerabilidad de los ricos y poderosos de esa época que ninguno entre ellos preguntó o aberiguo sobre un individuo tan importante que nadie conocía. 3ro. Y último no debió haber entre ellos, ricos árabes que inmediatamente se dieran cuenta de los detalles del nombre y la ingestión de alcohol que debieron disparar las alarmas de cualquier musulmán.

¿QUÉ OPINAS?

Please enter your comment!
Please enter your name here