Inicio Destacado La corrupción en el gobierno de Rómulo Betancourt (1959-1964)

La corrupción en el gobierno de Rómulo Betancourt (1959-1964)

2
1160

La corrupción es el uso indebido del poder político o burocrático con el fin de obtener ventajas económicas o políticas limitando el desarrollo de la nación. Este fenómeno no es únicamente el robo al erario; es amplio e involucra actividades públicas y privadas. Lastimosamente, en Venezuela no existe un periodo de la historia exento de cualquier forma de corrupción. Sin embargo, hay gobiernos cuyas actividades ilegales son todavía un misterio.

Nos situamos entre los años 1959 y 1964: en una Venezuela recientemente desprovista de una dictadura, lo que significó el comienzo de una nueva era para la República. Rómulo Betancourt, quien denunció irregularidades de dictaduras nacionales y regionales durante décadas, impulsó políticas trascendentales en nuestra historia que no se libraron de este fenómeno virulento.

La Contraloría General de la República

Autor desconocido. Circa 1960. Rómulo Betancourt en discurso desde el Palacio de Miraflores. Recuperado de: Archivo Fotografía Urbana.

Rómulo Betancourt fue electo democráticamente como Presidente de la República por el partido Acción Democrática. Heredó de la Junta de Gobierno una complicada situación económica para la democracia en proceso de consolidación.

En sus primeros años de gobierno, aunque complicados por la inestabilidad, aparentemente la corrupción no fue alta: en 1961, se sustanciaron solamente 17 expedientes y se abrieron 4 investigaciones. En ese mismo año empezaba a conocerse los sobreprecios en la adquisición de fincas para la Reforma Agraria, una importante promesa electoral del candidato adeco, pero ningún organismo intervino. En 1963, durante sus últimos meses de mandato, la Contraloría General de la República abrió e instruyó 445 expedientes: 168 por peculado; 18 por robo; 60 por lucro indebido de funcionarios y 94 por otros delitos contra la cosa pública —los 105 expedientes restantes se refieren a irregularidades administrativas—. Un incremento exponencial de escándalos de corrupción en un gobierno aparentemente impoluto.

El fraude millonario de la Reforma Agraria

Autor desconocido. 5 de marzo de 1960. Firma de la Ley de la Reforma Agraria en el Campo de Carabobo con importantes personalidades políticas de la época. Recuperado de: América 2.1

En julio de 1963, José Jesús Álvarez, diputado por Acción Democrática, denunció irregularidades administrativas del Instituto Agrario Nacional (IAN) en el Congreso de la República. En consecuencia, se designó una Comisión Especial para investigar el caso. Seis meses después, con mayoría parlamentaria, su partido logró archivar el informe.

El diputado no desistió al cumplimiento irrestricto de la ley. En 1968, fue designado Secretario General de la Comisión Investigadora de Enriquecimiento Ilícito (CIEI). Presentó un nuevo informe denunciando 25 casos de fraudes a la nación en la venta de tierras para el Instituto Agrario Nacional. Estos son algunos de los casos:

  • Caso Hacienda EL VAPOR: ubicada en Yaracuy, fue comprada en 1957 por José Chacín, importante dirigente adeco, por Bs. 300.000. El Estado adquirió el terreno por Bs. 2.500.000. Esta cantidad fue pagada por una superficie de 950 hectáreas, pero el levantamiento topográfico realizado por los técnicos del IAN arrojó la suma de 531 hectáreas con 1.500 metros; es decir, 418 hectáreas con 1.500 metros de diferencia.
  • Caso fundo LA VALERANA: ubicada entre el Estado Zulia y Trujillo, el Estado la adquirió por Bs. 2.011.080,30. La propietaria, Sra. Abreu de Martínez, declaró una extensión de 3.000 hectáreas, mientras los peritos del IAN declararon 1.587 hectáreas con 9.115 metros; sin embargo, fueron canceladas las 3.000 hectáreas.
  • Caso fundo EL PALENQUE: ubicada en Lara, el Estado adquirió estos terrenos en disputa por un juicio de divorcio por Bs. 2.077.833. La vendedora, Dolores Lara, declaró que el fundo tenía 1.300 hectáreas, teniendo en realidad 1.153 hectáreas.
  • Caso finca de la Compañía APISA: este terreno, donde se construyó la represa de Las Majaguas en 1963, fue avaluado por la Comisión de Riego del Ministerio de Obras Públicas en Bs. 5.000.000 aproximadamente. Sin embargo, se pagó por ella más de Bs. 11.000.000.
  • Caso fundo PALO NEGRO: el Estado la adquirió en 1962 por Bs. 1.655.848. Su vendedor, José Félix Peña, era pariente del diputado Luis Augusto Dubuc.

Se presentó un patrón común: el IAN determinaba menos hectáreas que las declaradas por sus propietarios —ligados usualmente al partido Acción Democrática o con disputas sobre el terreno—. Sin embargo, el Estado adquiría las propiedades sin atender a los estudios del Instituto. La magnitud del fraude denunciado por el sobrevalúo de los fundos adquiridos por el Estado alcanzó los Bs. 100.000.000 aproximadamente. El Instituto Agrario Nacional fue el organismo oficial donde se registraron más casos de corrupción durante el gobierno de Rómulo Betancourt a través de esta irregularidad administrativa.

La Comisión Investigadora de Enriquecimiento Ilícito dictó auto de proceder sobre estas irregularidades, pero José Jesús Álvarez fue destituido del cargo intempestivamente por presunta «extracción de documentos». Se desplazó al denunciante y el caso se archivó y olvidó.

El caso del Ministerio de Comunicaciones

En 1963, la Contraloría General de la República intervino el Ministerio de Comunicaciones. En diciembre de ese mismo año presentó un informe a la Comisión Investigadora de Enriquecimiento Ilícito (CIEI). Entonces se abrió una investigación que determinó que las partidas destinadas para personal supernumerario y adquisición de bienes nacionales estaban siendo empleadas por altos funcionarios del Ministerio en beneficio propio.

Se detectaron las siguientes irregularidades:

  1. Cobros de sueldos superiores a los cargos definidos para esas personas.
  2. Adelantos a funcionarios de sueldos hasta por 3 meses.
  3. Bonificaciones especiales hasta por 5 mil bolívares.
  4. Permisos pagados por más de 6 meses sin justificaciones.

Hubo otras denuncias por nepotismo y monopolios familiares en diferentes oficinas dependientes al Despacho. Esta situación provocó un déficit fiscal que impidió pagar vacaciones a los telegrafistas contratados. La corrupción no fue esporádica: el Ministerio presentaba un nivel delincuencial altísimo que heredaría y se intensificaría en el gobierno de Raúl Leoni.

El funcionario Nicomedes Antúnez Rincón fue acusado de mal administrar Bs. 200.000 y declarado culpable. Dos funcionarios, posiblemente intimidados por la investigación, renunciaron. Cipriano La Grave Fry, comisionado por la Contraloría, fue destituido por presunta complicidad al atrasarse en las investigaciones del caso. A otros cuatro exfuncionarios les congelaron los bienes y, posteriormente, se les dictó orden de prohibición de salida al país.

La magnitud de la denuncia de Luis Alejandro Pietri (Contralor General de la República) por uso y adquisición de bienes nacionales para propio peculio alcanzó los Bs. 18.000.000 en materia de: sueldos adelantados; bonificaciones, adelantos, permisos injustificados; y usufructo de bienes nacionales.

¿Lucha anticorrupción?

Según personas cercanas al expresidente, Rómulo Betancourt era intolerante a la corrupción y a los malos manejos públicos. Cuando presidió la Junta Revolucionaria de facto de 1945, afirmó: «venimos resueltamente a ponerle el termocauterio de la sanción a esa lacra purulenta de nuestra administración que se llama el peculado». Insistía en que el gobierno de Medina Angarita fue apoyado por los sectores parasitarios del país y que debían ser tratados como enfermedades, utilizando usualmente metáforas sanitarias como: «este será un gobierno de manos limpias».

La intransigencia de Rómulo Betancourt con los corruptos no impidió que su gobierno constitucional (1959-1964) escapara de este fenómeno virulento que denunció durante décadas. Por el contrario, políticas históricas como la Reforma Agraria u organismos como el Ministerio de Comunicaciones presentaron altísimos niveles de corrupción administrativa. Comparado con los siguientes años donde los expedientes rebasaban, el primer gobierno democrático tras el derrocamiento del dictador fue un modesto prólogo.

Referencias

Adrián, T. (2010). La metáfora conceptual en el discurso político venezolano: Rómulo Betancourt y Hugo Chávez Frías. Revista Latinoamericana de Estudios del Discurso.

Cañizalez, A. (2019). Rómulo Íntimo. Efecto Cocuyo.

Capriles, R. (1989). Diccionario de la corrupción en Venezuela 1959-1979 (Vol. I). Caracas: Ediciones Capriles.

2 COMENTARIOS

  1. Betancourt mismo y otras investigaciones posteriores admiten que hubo corruptelas, omisiones y errores con la Reforma Agraria.. Durante el gobierno de la JRG en el 45-48 solamente hubo 2 ínfimos casos de corrupción, Rómulo en su obra Venezuela politica y petroleo ataca duramente el peculado, y creo que fue un hombre honrado que vivió modestamente luego de ser presidente, conocí la casa que le regalaron y es sencilla en todo.

    • No me consta que Rómulo Betancourt se haya beneficiado directamente con el dinero defraudado. Sin embargo, ¿por qué apenas se conoce estos casos de corrupción? Porque se encargaron de mantenerlo como un misterio. Si un partido utilizó una Reforma tan importante en beneficio propio, ¡hay que señalarlo y con pruebas fehacientes! Frases como “se me quemen las manos…”, que no pueden ser comprobadas, no sirve. Un saludo, hermano.

¿QUÉ OPINAS?

Please enter your comment!
Please enter your name here