Respetado, temido u odiado -como todo personaje polémico de la historia universal- Pedro Alcántara Estrada Albornóz nació en Güiria, estado Sucre el 19 de octubre de 1906 en el seno de una humilde familia católica.

Una juventud llena de controversia dada una época complicada por la lucha estudiantil contra el General Juan Vicente Gómez, marcaron al joven Pedro quien participó en la revuelta del General Román Delgado Chalbaud, lo que le dejó cárcel y destierro.

Sin embargo, la familia Estrada a pesar de su estrechez económica, tenía algunos amigos de peso político y militar, lo que le valió a Pedro su regreso de Trinidad después del destierro  para trabajar en la Tesorería del Estado Sucre a finales de 1931. En esta etapa hizo amigos e importantes contactos para trasladarse a vivir a Caracas, donde conseguiría -gracias al haber aprendido el inglés en Trinidad- el puesto de traductor en un buque de carga que hacía rutas por el caribe venezolano.

Un joven carismático, particularmente educado y con dotes peculiares para la actividad investigativa no pasaría desapercibido por los diferentes círculos sociales en los que llegó a desenvolverse a lo largo de su juventud, por lo que a su llegada a la capital del país, escaló posiciones rápidamente, ganando el favor de importantes personajes del gobierno gomecista.

A un año de la muerte de el Benemérito, Estrada fue postulado para Jefe de la Policía de Maracay, cargo que asumió durante un año de en enero de 1936 a 1937, sobresaliendo en diferentes tareas policiales que lo catapultarían para importantes puestos dentro del estamento de seguridad de distintos gobiernos.

Uno de los sucesos que lo catapultan dentro del gobierno lopecista se daría el 14 de febrero de 1936 en Maracay, donde militantes de los grupos terroristas pertenecientes al Partido Comunista de Venezuela intentaron tomar el poder por medio de la organización de diferentes atentados en varios puntos de la ciudad.

Posteriormente en 1937, el presidente, General en Jefe Eleazar López Contreras, lo asciende a Jefe de la Sección Político Social de la Gobernación y de la Policía de Caracas. A poco más de 30 años de edad, Estrada ya era conocido dentro de las cúpulas políticas de una Caracas que empezaba a dar apertura a los partidos de izquierda.

Un hombre con un carisma y modales muy particulares pudo mezclarse dentro de la alta sociedad caraqueña, que le brindó apoyo y dinero durante años; el escritor Agustín Blanco Muñóz lo recordará posteriormente de la siguiente manera: “Era un político, un hombre que conocía muy bien a Venezuela con una personalidad que generaba magnetismo, atracción, capacidad para comunicarse”.

Anticomunista confeso y declarado, dejó sus diferencias con varios altos mandos del gobierno de López para unificar términos e iniciar la formación de las primeras redes de información sistemáticas de Venezuela para reportar toda actividad comunista que se sospechase atentaran contra la integridad de la nación.

Estos impresionantes trabajos de inteligencia policial, aunado a una gran gala de amigos poderosos en diferentes estratos de la sociedad civil y militar le dieron a “Don Pedro” como ya empezaba a conocerse, un sin fin de opciones políticas para seguir ejerciendo cargos dentro del estamento uniformado.

A pesar que el General López Contreras da una apertura teórica a las actividades político partidistas en Venezuela, los partidos de izquierda seguirían proscritos por lo que el gobierno consideraba “actitudes internacionalistas y pro-soviéticas contra la integridad nacional”.  Es por esto que el gobierno emitiría el 4 de agosto de 1938, la Ley de Servicio Nacional de Seguridad decretada por el Congreso de los Estados Unidos de Venezuela, fundando así la Dirección de Seguridad Nacional y la Liga de Defensa Nacional Anticomunista. Así nace la que luego será la punta de lanza de la seguridad en Venezuela, con Pedro Estrada como hombre fuerte a la cabeza.

(Foto: Placa de un detective de la Dirección de Seguridad Nacional – Años 50)

La Seguridad Nacional no solo fue utilizada por López Contreras y Pérez Jiménez. Este servicio fue reorganizado en 1945, y a raíz del golpe militar del 18 de octubre de ese año, la Junta Revolucionaria de Gobierno empezó a utilizarlo para ejercer una fuerte represión contra la oposición política al gobierno encabezado por Romulo Betancourt.

Posteriormente, al ser derrocado Rómulo Gallegos en 1948, cambia la denominación para tecnificar al cuerpo y pasa a ser la Dirección de Seguridad Nacional dependiente del Ministerio de Relaciones Interiores. La Sección Político-Social responsable de detectar movimientos comunistas fue creada mediante Decreto Ejecutivo N° 162, de fecha 22 de junio de 1949.

Para esta época, Estrada estaría partiendo rumbo a Estados Unidos como agregado de la embajada venezolana en Washington, donde asistirá a cursos de entrenamiento con la Scotland Yard, FBI y la CIA.

(Foto: 28 octubre 1951 Comisión de Servicios de la Scotland Yard encabezada por John Isborn Digby -Izq- y Alec Seilors -Der- se reúnen con Pedro Estrada para asesoramiento en inteligencia para la Seguridad Nacional)

El 31 de agosto de 1951, en vista del fracaso y desorden en que se había convertido la Seguridad Nacional a cargo de Jorge Maldonado Parilli, Pedro Estrada fue llamado para organizar un nuevo trabajo de inteligencia contra la amenaza comunista pro-soviética que empezaba a surgir en el continente, en este caso la venezolana al mando del Partido Comunista de Venezuela, al que se le unirá Acción Democrática un tiempo después.

Oficinas de la Dirección de Seguridad Nacional – Caracas 1950s

La historia no ha sido amable con Estrada o con personajes de tal reputación como la de él, es por ello que Agustín Blanco Muñóz lo entrevistaría años después en su exilio y lo dejaría explicar algunas de la razones de la persecución a diferentes grupos políticos cuando dirigía la Seguridad Nacional:

“La violencia la inician ellos. La oposición la comienza el 12 de octubre de 1951. Eso es innegable. Ellos mismos lo han relatado con orgullo. Tú tomas el libro de Jorge Dáger (“En las trincheras de la resistencia: 1948-1958”) y verás cómo él se pinta allí como un Búffalo Bill, a quien le salían corriendo los hombres de la Seguridad Nacional cuando él sacaba su pistola 45. Son gente que sueña”. Habló Pedro Estrada (1983).

Como director del principal organismo de seguridad de Venezuela, comparado graciosamente por sus ex-miembros vivos con el FBI, dirigió el desmantelamiento de los partidos de Acción Democrática, y el PCV, pues COPEI trabajó públicamente hasta casi el final del período perezjimenista.

Estrada logró desmantelar importantes atentados de grupos radicales en varias ocasiones, tanto contra Pérez Jiménez como otros líderes que llegaron a venir a Venezuela, como es el caso del atentado contra Juan Domingo Perón, a quien le fue colocada una bomba en un automóvil que falló gracias a la acción de los servicios de seguridad y a espías dentro de los grupos radicales de izquierda.

Posterior a la caída de Pérez Jiménez, vivió en París con su esposa Alicia Parés Urdaneta de Estrada y sus tres hijas, por su currículo fue nombrado asesor de inteligencia para la Policía Secreta Francesa “Sureté”donde escribió sus memorias hablando sobre buena parte de las confidencias de la época, así como los personeros políticos de oposición que sirvieron como espías para la Dirección de Seguridad Nacional.

Doña Alícia hasta el día de su muerte se negó a publicar sus memorias y secretos policiales que no existen dentro de la historiografía nacional.

6 Comments

  1. Al no haberlo conocido personalmente, no es gran cosa lo que de él pudiera decir. Lo que pienso, por las cosas que de ese personaje he llegado a saber, me ha llevado a la conclusión de que fue un hombre que protegió a la población de los ataques de los amigos de lo ajeno, y que durante toda la época que estuvo haciéndolo, Venezuela fue un país de paz, donde los únicos que la alteraban eran los políticos socialistas, locos por llegar al poder a hacer caída y mesa limpia con los dineros públicos, y transferirlos a sus bolsillos. Yo recuerdo esa época, en la que yo estaba joven, con gran añoranza, porque la estabilidad del valor del dinero era absoluta, y por ende estoy convencido de la idoneidad de ese gobierno, en el cual Don Pedro Estrada estuvo a cargo de nuestra seguridad. Misión que estoy convencido cumplió a cabalidad.

  2. Muy bueno el truco para descorazonar a quienes escribimos opiniones favorables a Don Pedro Estrada, insigne polícía, quq protegió a la población del país, muy eficazmente.

  3. si,los gobiernos ADECO Y COPEYANOS se encargaron de demonisar el gobierno de mi general Marcos Perez Jimenez queriendo tapar el gran avance que se octuvo en dichos años y que de DIctadura,creo que estubieramos entre los mejores paises del mundo si MI GENERAL hubiese podido governar mas tiempo

  4. no vivi esa EPOCA pero mis padres me contaban cosas buena de este sr.. DON PEDRO ESTRADA. pero como jefe de la seguridad de la nacion hacia su trabajo bien

Responder a jose mejia Cancelar respuesta